Mantenimiento de grupos de presión para comunidades de vecinos y edificios

Un buen  mantenimiento de los grupos de presión es imprescindible para su buen funcionamiento y para evitar futuras averías.

Según la normativa vigente los grupos de presión deben funcionar en momentos en los que haya consumo  en el edificio para que el agua acumulada en los depósitos se renueve y no se quede estancada, pudiendo esto producir problemas de salud en la finca o edificio.

Con nuestros contratos usted no tiene que preocuparse por el mantenimiento de los grupos de presión, ya que llevamos un seguimiento pormenorizado  de todos los equipos por un oficial de primera, realizando controles mensuales y realizando todo tipo de reparaciones.

En aquellos casos en los que con la mínima presión obligatoria por ley el suministro del Canal de Isabel II no sea  suficiente, se deberá disponer de un quipo de presión con volumen acorde a la demanda de agua del edificio o Comunidad de propietarios.

A continuación exponemos los trabajos que realizamos en cualquier visita antes de presentar el presupuesto, y una vez aceptado, todos los trabajos que se realizan de mantenimiento en los grupos mensualmente.

Mantenimiento de grupos de presión:

  • General: lo primero que hacemos es una comprobación visual de la instalación por si se detectaran fugas
  • Cuadro eléctrico: comprobamos el funcionamiento del mismo, la protección de automáticos, regulación de térmicos, reloj de la electroválvula de by-pass y conmutación de motores, revisamos también todos los  contadores y tornillería.
  • Calderín de presión: comprobamos siempre la presión de aire que hay en el interior de la membrana.
  • Electro bombas: se comprueban todas las posibles fugas, el ruido que este producido por los rodamientos y la fase hidráulica, el buen estado de las llaves y el cierre de las válvulas.
  • Electroválvula de by-pass: accionamos manualmete el reloj para provocar el cierre de la electroválvula y comprobar así si se produce la renovación del agua en los depósitos.
  • Presostatos: se comprueba la regulación de máxima y mínima.
  • Deposito acumulador: se comprueba que el elemento de llenado cierre perfectamente al igual que el interior del deposito.