Cloración salina de las piscinas

Consúltenos sin compromiso sobre el cambio de su piscina a cloración salina y olvídese de los productos químicos. Disfrute de las ventajas que esto supone y en 24 horas puede estar disfrutando de todas las ventajas.

Cloración salina de piscinas

Cloración salina de piscinas

Ventajas

  •  Las cloraminas que producen las irritaciones en piel y ojos son destruidas.
  •  El agua salada proporciona un bronceado más bello y natural porque contiene yodo entre sus propiedades, protege el cabello y no destiñe los trajes de baño,
  •  Elimina la incorporación excesiva de ácido cianúrico presente en el cloro en polvo y en pastillas.
  •  Evita el riesgo de la inadecuada utilización de productos químicos.
  •  No es necesario vaciar la piscina para instalar el clorador salino
  •  Apenas se nota la sal a la hora de bañarse, el nivel de la sal suele ser de 4-6 g/l, mientras que la del mar llega a los 35 g7l.

Cloración salina

¿En qué consiste?

Se disuelve en el agua un producto muy barato que contiene cloro, la sal común, el cloruro sódico. El agua ya salada se hace pasar, en su proceso de ida y venida al filtro, por un dispositivo con electrodos polarizados eléctricamente de manera que se produce la electrolisis del agua salada. Este proceso genera sodio (Na) y cloro gas (Cl2). La mayoría de cloro gas se pierde a la atmosfera, pero una parte, si el pH se mantiene dentro del margen recomendado (7,1 a 7,3), se recombina con el agua produciéndose acido hipocloroso, que es el componente bactericida y oxidante. Exactamente el mismo producto que se obtiene añadiendo hipoclorito sódico (lejía) a la piscina, o cloro en pastillas (pero no acido cianúrico).

electrolisis

Nos encontramos, pues con una piscina clorada, es decir hemos elegido una variante del cloro no estabilizado como desinfectante, totalmente equivalente al hipoclorito sódico, eso sí, fabricado “in situ”.